Calle de la Independencia 2, Pta. 102, El Escorial 28280, Madrid 910 700 028 carril@celtiusabogados.com

Hace unos días en un Juzgado de este país me enfrenté a algo muy curioso, pero para que todos ustedes puedan entenderlo, voy a remontarme a cuatro meses atrás.

En diciembre de 2015, en un Juzgado español se impuso a una madre una pensión alimenticia a favor de su hijo de 70 euros mensuales, por cuestiones que no vienen al caso la custodia del menor la tiene mi cliente -llamémosle Sr. Pérez- y era la madre la que debía abonar la pensión de alimentos, pues bien, como la madre percibía una prestación por desempleo de 420 euros, se le impuso esta pensión, que mi cliente aceptó porque lo único que quería era la custodia de su hijo y no el dinero de la pensión que pudiera corresponderle.

Lo curioso sucedió cuando hace unos días en este mismo Juzgado y con otro cliente, que no tiene trabajo y que no percibe prestación alguna, cuando solicito que se le imponga una pensión de 100 euros a favor de su hija, la Fiscal me dice “letrada, los hijos comen”…

“Vaya” -le dije- “y los niños… ¿solo comen cuando paga el padre?”

Qué curioso… A esta Fiscal le parecía bien que una mamá que cobraba 420 euros, pasase una pensión alimenticia a favor de cada hijo de 70 euros, pero cuando un padre, que no cobra ninguna prestación, solicita pagar 100 euros, ¡de repente los niños comen!

Y yo no puedo menos que decir: Efectivamente, los niños comen, pero comen cuanto tiene que pagar Papá y también comen cuando tiene que pagar Mamá…

Muchas veces, se apela al “interés superior del menor” y a mí me parece perfecto que así sea porque los menores me parecen los necesitados de más protección, sin embargo lo que no entiendo ni personal ni profesionalmente es que el interés superior del menor se supedite a que sea la madre o el padre quien debe abonar la pensión de alimentos del menor.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
error: Content is protected !!